No te Merecemos, ARA San Juan

Autor: 14 comentarios Compartir:

Sí, lo sé. Este es un Blog de aviones. Y podríamos hablar de un montón de aviones. Pero ante todo, hablamos de las cosas que pasan, y que nos pasan.

Hace cinco días que nada se sabe del submarino ARA San Juan, un TR-1700 botado en 1985. A bordo, 44 marinos. Entre ellos, la primera mujer submarinista de la historia de la Armada Argentina, Eliana Krawczyk. Como siempre, como lamentablemente ya hemos tratado, estas cosas sacan lo mejor y lo peor de nosotros como sociedad.

Del mismo modo que con el LV-MCV, no es tiempo de hacer conjeturas sobre lo que pasó. Este es un momento de unirnos en el pensamiento de la fe que todo va a terminar bien. Llámenlo rezo, en la religión que quieran, o simplemente mantener la esperanza. Lo que sí siento que debo decir, es que no importa como termine, debo pedirle disculpas a la tripulación del San Juan. Porque muchos de nosotros, no los merecemos.

No los merece la cúpula de la Armada a la que pertenecen. Una estructura anticuada, pusilánime y grotesca, que sigue pensando en mantener sus privilegios y beneficios jugando al ocultamiento y a la negación. Durante horas demoraron pasar de Sublook (etapa de incertidumbre) a confirmar la condición de Submiss (submarino perdido) aduciendo cuestiones de resguardo de la información operacional.

No los merece la banda de politiqueros que elige este momento para llevar agua para su molino. No los merece este político

Ni esta agrupación

Ni siquiera, este periodista que pronto será legislador. Lo que dice es debatible, pero no es el momento.

No los merece el tendal de imbéciles que desempolvan el chauvinismo y la patriotería, y que desconocen la vieja tradición de mar que tiene como máxima asistir al hombre en peligro, sin banderas. Hoy, mientras escribo, hay marinos navegando en una de las zonas más inhóspitas del mundo porque hay 44 hermanos en peligro. Están lejos de su casa, lejos de su familia, respondiendo al llamado del mar. Que es más fuerte que el parche que llevan en el brazo. Hoy hay Ingleses buscando Argentinos. Chilenos buscando Argentinos. Brasileños buscando Argentinos. Norteamericanos buscando Argentinos. Navegando en un mar implacable, volando a 2 mil pies en condiciones tremendas. Mientras tanto, desde la comodidad de un sillón, o desde la pantallita del celular, hay gente que tiene el tupé de rechazar o cuestionar la ayuda. Ojalá un día tengan la suficiente vergüenza para reconocerlo, o callarse.

No los merecen los que, de un lado y otro de la grieta, tratan de ver de quién es la culpa. Cuando es tan irrelevante como cierto que hace 35 años no hay un peso para equipamiento militar. Por economía, o por ideología, el estado de las Fuerzas Armadas es patético; y tiene tantos culpables como imaginen.

Por último, no te merecen los periodistas que con el menor corazón publican una y mil veces rumores como ciertos. Que dieron por encontrado el submarino cuatro veces en cinco días. Que corren atrás de la primicia, se la pegan y no piden disculpas. Y aunque lo dije antes con el LV-MCV, lo voy a parafrasear: adentro del San Juan, y afuera de él, hay gente, hijos de puta. Un poco más de respeto y empatía. No pido mucho.

Sólo los merecen sus camaradas, de todas las fuerzas, que aún en una sociedad que los menosprecia, en una fuerza que no los cuida, con material de museo y doctrinas de 1930, eligen ponerse un uniforme y atender el llamado de la vocación. Eligen servir a la Patria, con todo en contra.

Mientras escribo, porque no puedo escribir sobre otra cosa, sigo mirando y buscando una señal de esperanza. Me aferro a ella, me aferro a una promesa que voy a hacer: cuando todo esto termine, y tengan una historia para contar, voy a ir a ver a los 44 Marinos, les pagaré un trago y le voy a dar un abrazo. Y después de eso, les pediré disculpas. En nombre de todos nosotros, que no los merecemos.

Esta foto de Marcos Brindicci lo dice todo.
Anterior

La Historia del Concorde, Prólogo 1: El Barón de Brabazon y el Tren que Pasa Una Vez

Siguiente

Dubai Air Show: Ganadores y Perdedores

Artículos Relacionados

14 comentarios

  1. Lamentable pero muy cierto. Siento indignación y vergüenza ajena, mantengo la esperanza de que sean encontrados a la brevedad, rezo para que así sea. Saludos.

  2. Como siempre lo tuyo Pablo, sublime. hoy se busca el clic de políticos, periodistas y cualquiera porque el archivo dura dos segundos. Lamentablemente, hoy vos preguntas que es el LVMCV y nadie sabe contestarte. todo se olvida muy rapido.

  3. Excelentes palabras… un acertado artículo! Ojalá puedas darles ese abrazo a los 44 marinos! Me sumo a los pensamientos de fe y esperanza!

    1. El nabo soy yo, Castaing. Mucho gusto.
      El resto del comentario se lo edité, por irrespetuoso. Me banco el debate y la crítica desde la base del respeto.
      Sostengo cada cosa que digo. Y nadie le fue a golpear la puerta para preguntarle qué le parece. Si no le gusta, debate o disiente desde el respeto. O sigue de largo.

      Saludos.

  4. +1 Pablo. No sé nada de submarinos, pero sabiendo de aviones y viendo las barbaridades que se dicen cada vez que tratan el el tema aeronáutico…

  5. Roguemos a Dios para que estos servidores de la Patria Argentina regresen sanos y salvos.
    A sus familias toda la fuerza para que puedan mantenerse firmes con la esperanza de recibirlos pronto
    Lo expreso como marino uruguayo con toda la admiración y respeto por los hermanos argentinos y en especial por su gloriosa Armada

  6. Por un lado la politiquería por otro lado el soberbio y mal orgulloso poder militar, cuando lo que debemos prevalecer observar y vivir es la sana y correcta mística que un conjunto de hombres uniformados persigue, el honor el verdadero amor por la patria y el correcto orgullo de mantener siempre un ejemplo para sus padres esposa/o e hijos!!!
    Equipemos más la mente la ideología y el entendimiento de los hombres que las máquinas o instrumentos de guerra. Hasta para hacer la guerra, lo digo desde la postura de un guerrero militar naval que soy, se debe tener una mente lúcida de valores principios y fortaleza que acompañado de conocimientos propios de lo bélico haría que hagamos muy bien la guerra.
    Cuando estamos en paz es cuando debemos prepararnos para la guerra. Y también apoyarnos y ayudarnos mutuamente, y hablando de marinas o ejércitos participar en conjunto y armónicamente en diferentes ejercicios y con el basto respaldo de nuestra superiores, cúpula y aún gobiernos y no muy probablemente, inconscientemente dejarnos en un decadente abandono.
    Que pronto aparezca el submarino con sus tripulantes, y puedan darnos múltiples enseñanzas de lo que nuestra existencia aquí en la tierra significa y el grandísimo valor que debemos darle al tiempo! ¿ Será acaso sólo vivir y punto? O ¿Prepararnos para vivir? ¿Vivir después de una muerte? ¿Para que cumplimos nuestras tareas y obligaciones aquí en la tierra sólo para cumplirlas y un día ni siquiera imaginado morir?…sólo sé que después de esta vida terrenal aún continúa la vida, sólo que en una o en otra parte… Anhelo que eso nos compartan y enseñen aquellos miembros de la tripulación submarina que en estos mismos instantes deben estar aprendiendo esas valiosas lecciones de vida!!! Dios les bendiga grandemente y sigan resistiendo camaradas submarinistas, pues yo también tengo alma de submarinista, hice el curso fui cualira y aunq no lo terminé, por cuestiones mismas del destino divino, tengo parte de mi espíritu simbólicamente hablando, como la de un camarada submarinista!!! Mientras vivamos, dice la poderosa Palabra de Dios, mientras vivamos tenemos aún esperanza!!! Jesucristo calmó las aguas sólo con reprenderlas, para esto los discípulos desesperados en la barca clamaron y le pidieron ayuda! Esa es una opción de rescate y esperanza: clamemos y pidamos ayuda al que todo lo puede, a Jesucristo el capitán de capitanes, el real y supremo Comandante en Jefe!!!

  7. ¡¡¡ Gracias !!! Sr. DIAZPEZ por esta nota tan impecable de reconocer sus valores Patrios – como Argentino agradezco a todos los países que nos han brindado una mano en la búsqueda de nuestro ARA San Juan – se que a muchos Argentinos les duele esta mano de Gran Bretaña – pero es este caso debemos dejar de nuestros lados esa parte de nuestra Historia de Malvinas – ya que nuestros 649 caídos en dicha Isla – ellos claman por esta búsqueda – mi abrazo cordial desde la Tierra de los 60 Granaderos ——————-

  8. Estoy contigo y desde el corazón con una lagrima en los ojos (los viejos somos muy sensibleros) me gustaría igual que a ti poder abrazar a esos 44 muchachos dando por descontado que volverán, se que tendrán docena de abrazos e invitaciones a cervezas y demás tragos, pero desde mi lugar levantaré un vaso y también les pediré disculpas por esta sociedad que compartimos tan yovinista.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: