Mercado aerocomercial Argentino post PASO: Ojalá vivas en épocas interesantes

Autor: 5 comentarios Compartir:

Regularmente se dice que esta frase es un proverbio Chino, que puede ser considerado un buen deseo o una maldición. En rigor a la verdad, el origen de la frase no es Chino, es Inglés. Pero podría ser Argentino.

A partir del resultado del domingo -esperable, aunque lo que sorprende es el margen- el mercado aerocomercial Argentino se encuentra con una serie de preguntas que, en el mejor de los casos, esperaba hacerse más hacia la primavera. La más abarcativa sería la clásica: y ahora?

Como ya saben los lectores habituales, he bancado desde un principio la Revolución de los Aviones como concepto, y he sido crítico con varios puntos de su ejecución. No debería aclararlo, pero nunca falta el descolgado. A esta altura de las cosas, lejos estoy de necesitar justificarme. Pero la grieta es tan grande que todo lo atrae. Sigamos.

El plan que ideó el gobierno para duplicar el transporte aéreo adolece de tres factores fundamentales: capacidad de adaptarse a las variables del entorno, confundir velocidad con evolución y por momentos detenerse en detalles de baja prioridad y no definir cuestiones fundamentales. Aún así, los números macro muestran un incremento importantísimo de pasajeros. Muchos de ellos, primeros voladores. Muchos aprovecharon los bajos precios, las promociones, las nuevas clases tarifarias. Pero una de las cuestiones más antipáticas de la economía es que, tarde o temprano, es ineludible. El contexto se impuso, llevándose puestos a todos los operadores.

El año pasado, mientras el dólar pegaba el estirón que lo llevó de 28 a 40, se anunciaba la eliminación del piso tarifario. Si bien en ese punto era casi simbólica por los valores que manejaban las bandas,  fuimos pocos los que nos preguntábamos en ese momento cómo iba a dar la cuenta si la guerra de precios arrancaba en el mismo momento en el que los costos de operación subían un 30%. Y todos -me incluyo- nos deslumbramos con los precios. Esa medida, reclamada por las compañías low-cost, permitió ventas récord que se tradujeron en pasajeros transportados récord. Ahora, a la hora de hablar de rentabilidad de la operación, bueno. Pasaron cosas.

Este último domingo también pasaron cosas y casi seguramente la política aerocomercial de este país cambie como mínimo los ejecutores. Será fundamental, sensato y necesario -aún cuando suene utópico- que si finalmente cambia el signo político de la administración se haga una transición ordenada y que aquellos pasos correctos de la RDA que se han dado y que estén por darse se mantengan y se trabaje para corregir aquellos pasos que necesiten revisión.

Tal vez el punto más controversial sea el más fácil de acomodar: el rol de Aerolíneas Argentinas. Como señalé varias veces, es primordial definir y mantener una estrategia de operaciones para la compañía que tenga en cuenta su situación particular: por un lado, un operador clave en el mercado aerocomercial nacional. Por otro, un actor que tiene objetivos distintos al resto a partir de su pertenencia al estado.

Quién tomará las riendas de AR? Más allá del nombre propio, qué perfil de mando tendrá? Uno independiente de los vaivenes políticos y centrado en la operatoria de la compañía? O será alguien que ejecute sin más los designios del Poder Ejecutivo? A partir de esta elección, la pregunta que queda es cruda y simple: cuál será el rol de Aerolíneas Argentinas, y qué herramientas tendrá para cumplir dicho rol? Se buscará la rentabilidad a toda costa o primará el rol social y de conectividad de la empresa? Contará con recursos para reequipar su flota de Larga Distancia? Iniciará finalmente el retrofit de cabina para competir de igual a igual en los tramos domésticos? Vendrá el reemplazo de los Embraer?

Alberto Fernández buscó tranquilizar -no sin cierta tosquedad, al incluir la expresión “cielos abiertos”- al personal de Aerolíneas y habló de una “recomposición”. Dicha recomposición deberá incorporar una visión concreta de la realidad del país, de la compañía y del mercado en el que la aviación nacional hoy juega, para a partir de ahí ver qué medidas tomar.

Creo que la apertura del mercado en este punto es irreversible, y desandar parte del camino para proteger a la línea de bandera es un retroceso. Creo que, más que recomponer, lo que hay que hacer es darle a AR las herramientas que necesita para competir en donde puede, y asumir que hay rutas y servicios en los que las leyes de oferta y demanda no son la última ratio.

En ese baile también entran los gremios, que deberán mirar la misma foto para revisar posturas y condiciones. La dicotomía sigue estando tan viva como hace años: el equilibrio de ser un socio de negocio de la empresa que los emplea mientras se defienden derechos o ser talibanes defensores de un statu quo al que en algún momento le llega su San Martín. Como ya he dicho, el debate es entre quienes entienden que el éxito del sistema ayuda a la causa y los tarzanes de maceta que eligen ser los monarcas de una aviación chiquita. Algún lugar en el medio donde se encuentren puntos en común debe haber.

La incógnita sobre el resto de los actores es tan simple o compleja como querramos verla. Lo puse hace unos días en twitter: si ningún operador ganaba guita con el dólar a 45, menos que recontra menos lo hará con el dólar a 60. Será entonces cuando veamos cómo resisten los operadores, si es que lo hacen. Quienes tengan mejor espalda financiera, proyecto a largo plazo y entendimiento de que invertir en Argentina es, ponele, complicado, sobrevivirán. Quienes carezcan de estos ingredientes la tendrán más complicada, y no podemos descartar que alguna deje de operar. Crudo como suena, ha pasado en países con mucha menos volatilidad que el nuestro, y si hay algo de lo que carecemos es de excepcionalidad.

Será cuestión de consolidar lo avanzado, corregir lo que está mal y seguir apostando a una aviación Argentina que crezca. Más allá del color político, es lo que todos queremos. Los tiempos que vienen son interesantes, y eso puede entenderse como un deseo o como una maldición. Está en nosotros.

 

  Siguiente

Entrevista: Fernando Joselevich, Country Manager de Emirates

Artículos Relacionados

5 comentarios

  1. “Iniciará finalmente el retrofit de cabina para competir de igual a igual en los tramos domésticos?”

    A Aerolíneas Argentinas no le interesa competir de igual a igual, nunca lo hizo, siempre corrió con el caballo del comisario. Cómo se puede competir con una empresa que sabe que, sin importar cuanta plata pierdan, siempre van a tener a papá Estado, con su billetera grandota, para cubrir el déficit. Aerolíneas Argentinas es la competencia desleal personificada, un gigantesco factor de distorsión en un mercado ya de por sí muy complicado.

  2. MODO ARGENTINO RESENTIDO “ON”:
    Me voy a vivir en un par de meses a EEUU con mi familia entera (si ganaba Ojos de Mar Caribe me iba igual…).
    Ojalá que se vayan todas las lowcost a la goma y se queden solo con AR/AU y una LATAM sin ganas de crecer…si es que no cierra todo y se va a Perú a ganar plata como cualquier empresa.
    -Que vuelvan los vuelos a Angola
    -Que vuelvan la “NO” mangas para cualquier aerolínea que no sea AR/AU
    -Que vuelvan la tarifas monopólicas/mafiosas de INTERGARCO
    -Que vuelva la ANDES con el pié arriba para que no “moleste”
    -Que vuelta la expropiación del hangar de LATAM
    -Que vuelva todo…

    Me cansaste Argentina….o quizás no soy lo suficientemente fuerte para aguantarte.

  3. quiero creer que alberto fernandez se va a moderar como dice ser él. Tanto critica a Macri por sus promesas incumplidas y por haber dejado a la gente sin trabajo, que no me queda otra que pensar que va a mantener el aeropuerto de EPA, y va a dejar en paz a flybondi y jetsmart, ademas de norwegian. El mismo dice que no tiene nada que ver con el kirchnerismo, eso dijo, asi que veremos. Ademas si quiere tener un buen mandato, mejor que siga lo bueno y cambie lo malo. Si cumple con eso, creo que no habría mas grieta en el pais, todos lo aplaudiríamos por gobernar para todos y no para solo su sector ideologico

  4. Vean este video de Youtube y se van a enterar, de su propia boca, qué es lo que piensa Alberto Fernández de la aviación comercial en Argentina. Saquen sus propias conclusiones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: