Herb Kelleher, el hombre que achicó el mundo

Autor: 10 comentarios Compartir:

La fecha: el verano boreal de 1967. El lugar: un bar en San Antonio, Texas. Los personajes: Rollin King, un emprendedor con una idea, y Herb Kelleher, un abogado con el conocimiento para ponerla en marcha. Los dos charlan mientras en el medio una servilleta sirve para anotar un concepto. En la servilleta se dibuja un triángulo. Tres ciudades, una línea aérea que las una. Precios bajos, sin servicios adicionales. En esa servilleta los dos delinean lo que será Southwest Airlines. Quieren cambiar Texas. Ninguno de los dos podía saberlo, pero esa servilleta cambiará el mundo.

Kelleher crea un modelo de negocios que desafía la ley: Se propone unir Houston, San Antonio y Dallas ofreciendo un servicio diferente al de otros competidores. Un detalle: la actividad aeronáutica está regulada por estrictas leyes federales. Otro detalle: Kelleher propone volar exclusivamente dentro de Texas, por tanto la legislación federal no debería alcanzarlo. Braniff, Continental y Trans-Texas Airways piensan distinto, y lo llevan a la justicia. El 7 de diciembre de 1970, la Suprema Corte desestima el caso y le da -por fin- vía libre a Air Southwest. El 29 de Marzo de 1971 cambia de nombre al que hoy conocemos: Southwest Airlines. El 18 de Junio de ese mismo año hace su primer vuelo: Dallas Love Field- Houston.

By RuthAS - Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25427061
Uno de los primeros 737-200 de Southwest en su livery original, en 1975.

En 1972 las pérdidas eran grandes y los empleados temían por sus puestos. Kelleher le vendió uno de los 4 737-200 de la flota a Frontier para pagar sueldos y no echar a nadie. Con tres aviones iba a cubrir la programación pensada para cuatro aparatos. Había que aumentar el tiempo en el aire. Nació el “ten-minute turn”.

“Muchas veces hemos sacrificado rentabilidad durante los malos momentos para brindar seguridad a nuestros empleados porque ese es otro aspecto de cómo los valoramos. Creo que proporciona una confianza recíproca sobre qué es lo importante.” le dijo a CNBC hace unos años. El foco siempre puesto en los empleados, en que se divirtieran en el trabajo.

“Empleados primero, clientes segundo, accionistas tercero.” era parte de su lema.

La aviación tiene un puñado pequeño de jugadores que contribuyeron a que hoy las cosas sean como son y no de otro modo. Herb Kelleher fue uno de ellos. Pero fue más: es el único al que podemos colgarle la medalla de haber introducido el modelo Low Cost a la industria. La idea de crear una línea aérea basada en el modelo punto a punto con tarifas bajas y precio base permitió que viajar en avión dejara de ser un lujo para ser económicamente alcanzable.

Kelleher y Bob Crandall, CEO de AA. Rivales eternos, amigos eternos.

La democratización del acceso al transporte aéreo obligó a la industria a reinventarse. Casi todos los operadores abandonaron la idea del lujo y la exclusividad para pelear en un mercado más grande, más abierto, con desafíos mayores.

Southwest ha tenido sus luces y sus sombras, no perdamos eso de vista. Sin embargo, el liderazgo carismático de Kelleher hizo que una línea que nació con una visión chiquita y un alcance provincial se transforme en uno de los operadores más grandes del mundo.

Amante del Wild Turkey, fumador empedernido: una vez se levantó de la mesa de ALC, uno de sus lessors, porque le pidieron que no fume. Aparecía cada tanto en los mostradores disfrazado, o se ponía a descargar valijas como uno más.

Con Herb Kelleher se va uno de los últimos líderes de aquellos “años dorados” de la aviación. Y tal vez se va el que hizo que esos años se terminen.

Michael O’ Leary, fundó Ryanair después de visitar Southwest en 1992. “Herb fue el líder, el visionario y el maestro: sin él, no habría Ryanair ni tarifas bajas en ningún lugar del mundo. Era el Yoda de las Low Cost.” dijo ayer en Twitter.


El padre de las Low Cost murió ayer a los 87 años. Su legado casi que recién entra a la adolescencia. Hoy podemos subir a un avión a un precio accesible y viajar a cualquier parte del mundo. El mundo es más chico gracias a Herb Kelleher. Sólo hizo falta dibujar un triángulo en una servilleta.

 

 

 

Anterior

Aerolíneas, LATAM, Página 12 y la cuota de mercado: Ahora se puede demostrar todo con estadísticas

Siguiente

Calendario Diazpez 2019: Una muestra de agradecimiento

Artículos Relacionados

10 comentarios

  1. No conocía la historia de este hombre. Un visionario! Y a veces pensamos q ya está todo inventado y alguien con un simple triángulo cambia todo…
    Haciendo un chiste nerd muy malo, otro q achico el tiempo con una servilleta fue el Dr. Emmet Brown y así nació la máquina del tiempo!
    Abrazo grande Pablo y no esperes a que mueran estos grandes genios para contarnos su historia!
    Feliz año!

  2. Hola amigo Pablo, quería saber si ud. tiene conocimiento sobre la sorpresiva (o no)suspensión de los vuelos de LASA y si podría haber renovación o todo quedaría como tantas otras que se desinflaron.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: