diazpez@diazpez.com
Tras la última tanda de renovaciones y concesiones todos los aeropuertos de Grecia están en manos de empresas Alemanas.
El consorcio AviAlliance, poseedor del 49% del Aeropuerto de Hamburgo y 30% del de Dusseldorf, renovó la concesión del Aeropuerto de Atenas hasta 2046 por una suma de 600 millones de Euros. Desglosado en años, 20.690.000 Euros por temporada parece una suma exigua para una terminal que movió más de 20 millones de pasajeros en 50.000 vuelos durante 2016.
El acuerdo se da en el marco del exigente plan de ajuste exigido por la Unión Europea al gobierno Griego. Estas concesiones son contraprestación de los 86.000 millones de asistencia otorgados en 2015. El gobierno de Alexis Tsipras mantuvo los compromisos asumidos y el Fondo Ejecutor de Privatizaciones (HRADF) confirmó la renovación a AIA, Athens International Airport (sub unidad de AviAlliance), que gestiona el Aeropuerto desde 1995.
El operador Alemán tiene una participación del 45%, mientras que el HRADF tiene un 30%, y el estado Helénico el 25% restante. Estos 600 millones de Euros proporcionan aire fresco a Grecia, que en Julio debe pagar 7.000 millones de euros en préstamos y que espera hace un año que se complete la segunda revisión de la tercera etapa de la ayuda Comunitaria. Atenas aprobó hasta ahora 100 de los 140 objetivos prioritarios requeridos por los acreedores.
Ya en diciembre de 2015, el director del HRADF había anunciado que la sociedad estatal Alemana Fraport (que opera el Aeropuerto de Frankfurt) firmó un acuerdo por 1200 millones de euros para la concesión y gestión de 14 terminales aéreas regionales en Grecia, muchos de ellos en las codiciadas islas turisticas. Fraport está en condiciones de administrar los aeropuertos incluidos en el acuerdo por 40 años. Entre ellos, Tesalónica (la segunda ciudad del país), Creta, Corfú y Rodas.
Es así como, víctima de la necesidad, Grecia resignó el control estratégico de su sistema aeroportuario a un acreedor implacable, siempre el primero en exigir austeridad y privatizaciones para asegurarse el repago de la deuda.
39 años. Argentino. Casado.
Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación.
Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero.
Viajero ocasional, nerd frecuente.
Pablo Díaz

Administrador