diazpez@diazpez.com

Seguramente, si menciono el nombre OK Go, a muy poca gente le significará algo. Ahora, si vemos el siguiente video, más de uno dirá “Aaaaahhh….”

“Here it Goes Again” ganó en su momento el Grammy 2007 como video del año, y “Video Más Creativo” para Youtube en 2006. Pero no se quedaron ahí.

Desde ese video en particular, vine siguiendo a OK Go. Siempre me parecieron extremadamente talentosos desde lo visual, además de que musicalmente son muy agradables. Hay un gran componente nerd con el que uno puede identificarse en sus producciones. Armar una Máquina de Rube Goldberg (This Too Shall Pass), jugar con el Slow Motion (The One Moment), jugar con un dron y uniciclos eléctricos en una coreografía inmensa (I Won’t Let You Down) y hasta hacer música usando un auto (Needing/Getting). No son los únicos videos. Casi todos están hechos en una sola toma, con muchísimos recursos de perspectiva, física, color.

Todo muy lindo. Pero este es un blog de aviación. Entonces, qué tiene que ver OK Go y los aviones? Mucho. Tenemos cuatro tipos, música, originalidad y presupuesto. En 2015, como parte de la promoción de su disco Hungry Ghosts, se decidieron a filmar un video en Gravedad Cero.

La banda y su equipo se trasladaron al Cosmódromo Yuri Gagarin, lugar de entrenamiento de la Agencia Espacial Rusa. En un Ilyushin Il-76 MDK especialmente acondicionado, iniciaron una serie de vuelos de entrenamiento en ingravidez.

Cómo funciona?

A pesar de que siempre tenemos peso en un campo gravitatorio, el peso sólo se siente cuando estamos sobre una superficie que soporta nuestro cuerpo frente a la acción de ese campo gravitatorio, bien sea esta superficie el suelo de casa, un sofá, o el suelo de un avión en un vuelo comercial regular. Entonces, sentimos nuestro peso precisamente por el efecto de la fuerza de resistencia que estas superficies ofrecen a nuestro peso. Sentimos la falta de peso cuando el suelo sobre el que estamos, o el recinto dentro del que estamos, se mueve a la vez que nosotros bajo la misma y única influencia de la fuerza gravitatoria de la Tierra. Si estuviéramos dentro de un ascensor en lo alto de un edificio y se rompiera el cable, tanto el ascensor como nosotros en el interior caeríamos bajo el mismo efecto de la gravedad terrestre, caeríamos por efecto de nuestros pesos pero, dentro del ascensor, nuestro cuerpo no estaría siendo soportado por su suelo, por lo que no sentiríamos nuestro peso; esto es, una balanza en el suelo del ascensor nos indicaría que no pesamos nada, y se conseguiría así un efecto equivalente a la falta de peso o a la falta de gravedad mientras durara la caída Los movimientos en los que los objetos se mueven sólo bajo la influencia de la gravedad se denominan de ‘vuelo libre’ o de ‘caída libre’, y es gracias a este tipo de movimiento que se puede recrear un efecto equivalente a la falta de gravedad.

Stephen Hawking en Gravedad 0. Groso.

En un vuelo de gravedad cero a bordo de un avión, el efecto equivalente a la ingravidez también se consigue volando una serie de tramos de trayectorias en vuelo libre. El avión hace primero un ascenso normal hasta una altura de unos 7,5 km y a partir de ahí inicia un ciclo de trayectorias periódicas. Desde esta altura, el avión asciende hasta unos 10 km con una inclinación de 45 grados. Este ascenso se realiza con los motores y podría considerarse como un pequeño lanzamiento ya que se puede decir que el avión va tomando impulso para, a partir de un punto específico en ese ascenso, abandonarse a una trayectoria de vuelo libre. La trayectoria durante el tramo de vuelo libre tiene una forma de parábola, como la parábola que hace una pelota de básquet cuando va hacia el aro. Al final de esta parábola, el avión empieza a descender, también con una inclinación de 45 grados, hasta una altura por debajo de la que empieza a ir frenando el descenso para acabar entrando en el valle de la trayectoria. El punto mínimo de este valle se da a la altura original de unos 7,5 km y a partir de ahí se vuelve a repetir el ciclo. Por lo tanto, en estos vuelos, la ingravidez o, mejor dicho, el efecto equivalente a la falta de gravedad, contrariamente a lo que mucha gente cree, se consigue realmente en los tramos elevados de la trayectoria mientras se está en vuelo libre, y dura, dependiendo del avión y de la pericia del piloto, alrededor de 25 segundos. El avión repite este proceso las veces que sea necesario.

Para los que sepan inglés, acá la banda lo explica en un Behind The Scenes.

Como explican el gráfico y el video, el tiempo máximo de ingravidez es de 27 segundos. Pero la idea era hacer todo el video en gravedad cero, por lo que hubo que pausar la coreografía durante el tiempo que el avión recupera y se prepara para la nueva maniobra de caída libre, y retomarla en los momentos precisos. También había una diferencia de tiempo entre los bloques de la canción (21 segundos) y estos segmentos de 0g, así que se reprodujo la música más lento para que pudiera coincidir. Las dos TCP son en realidad Tatyana Martynova y Anastasia Burdina, acróbatas entrenadas en ingravidez.

Todo el proyecto llevó meses de investigación, y tres semanas de trabajo en Rusia. Se hicieron 21 vuelos en total y cada toma de la canción llevó unos 45 minutos, ya que se necesitaban 8 segmentos de 27 segundos. La tripulación completa fueron 60 personas, y en cada vuelo había 3 tripulantes, 8 cosmonautas entrenadores y 14 miembros del equipo de filmación. También contaron con la asistencia de la línea aérea S7, patrocinadores del video.

Sin más, los dejo con esta maravilla. Merece ser visto bastante más que una vez.

 

 

 

 

39 años. Argentino. Casado.
Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación.
Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero.
Viajero ocasional, nerd frecuente.
Pablo Díaz

Administrador

A %d blogueros les gusta esto: