diazpez@diazpez.com

La opción se va imponiendo en el mercado aerocomercial: en vez de equipar, mantener y actualizar una solución de entretenimiento a bordo, la alternativa más viable es ofrecer servicios de internet en vuelo.

La adopción de este enfoque le permite a las líneas aéreas dos grandes ventajas: ahorros en la configuración de los aviones (menos pantallas, menos cableado, butacas más simples y más finas) y además, la posibilidad de cobrar un servicio adicional. Nos aproximaremos más en detalle al tremendo negocio que significa ofrecer internet en la industria aérea, ya que no se circunscribe a una cuestión específica de la gratuidad, ni del servicio a bordo. Pero en este caso, hay un interesado en aportar tecnología para que esa experiencia de internet sea mejor. Lo suficientemente mejor como para que uno pueda seguir viendo su serie favorita.

No sé si vería en vuelo una serie que se llama “Sobreviviente Designado”. Yo, eh.

En el marco de la Airline Passenger Experience EXPO 2017, Netflix anunció que a principios de 2018 pondrá disponible su tecnología de low-broadband móvil a las líneas aéreas que lo requieran. Lo que permitirá a los pasajeros acceder libremente a su cuenta de netflix en sus propios dispositivos en vuelo, y hasta proveerá un trial de 30 días a quienes no tengan cuenta aún.

La tecnología propietaria de Netflix permite un ahorro de un 75% de los costos de banda ancha móvil, y es clave para que los mercados que no tienen un sistema de banda ancha vía satélite puedan proveer un acceso estable a la app de la empresa, y por tanto mejorar significativamente la experiencia del usuario. Básicamente, el tipo de codificación que usa Netflix permite entregar calidad similar al estándar HD (720p), utilizando el 36% del ancho de banda que requiere cualquier otro competidor.

Doug Stamper, maquinando algo para Francisco Bajomadera.

Ya sabemos qué gana Netflix: seguir captando clientes nuevos y fidelizando a los que ya tiene. Pero cuál es el beneficio de la línea aérea? También es muy importante: de acuerdo a varios estudios de focus groups, el tercer factor de decisión a la hora de elegir una compañía aérea es, sorprendentemente, la provisión de servicios de internet a bordo. En la región, alejada aún de esta capacidad, no lo es tanto; pero la tendencia es incorporarla más temprano que tarde.

El mercado aéreo no es nuevo para Netflix: ya en 2015, se había asociado con Virgin America, Qantas y Aeromexico para ofrecer streaming gratis en algunas rutas, cubiertas por aviones específicos.

Si van a pasar la temporada 5 en adelante de House Of Cards, me bajo en la próxima, chofer.

La expectativa es alta: reducir el tráfico de datos sin perder calidad de contenidos es el objetivo eterno de los dos proveedores: ambos se benefician de la provisión de este servicio. Para los pasajeros es una ventaja considerable, y la optimización del servicio que se recibe siempre es elogiable, en tiempos de Pay Per Everything. Veremos cómo se consolida esta oferta, qué alternativas presentarán los competidores de Netflix (Amazon Prime Video, Hulu, etc), y cuándo llegará a la región este servicio. Teniendo en cuenta la ausencia de competencia para la N roja, imagino que no pasará mucho tiempo hasta que podamos ver 13 Reasons Why en viaje a Disney. Y lleguemos deprimidos.

 

39 años. Argentino. Casado.
Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación.
Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero.
Viajero ocasional, nerd frecuente.
Pablo Díaz

Administrador

A %d blogueros les gusta esto: