diazpez@diazpez.com

Delta Air Lines dijo el hoy que de ningún modo pagará el sobreprecio derivado del arancel del 300 por ciento que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos quiere imponer a los aviones de la CSeries de Bombardier, dejando en el limbo el futuro de la serie y posiblemente, del constructor mismo.

aerial view of Lausanne and Lac Leman

“No vamos a ser obligados a pagar aranceles,ni nada de eso”, dijo el presidente ejecutivo de Delta, Ed Bastian, en la conferencia en la que se anunciaron los resultados del tercer trimestre de la compañía. Bastian calificó el fallo del Departamento de Comercio de Estados Unidos de “absurdo”, pero dijo que la compañía todavía espera incorporar los aviones. Las obligaciones propuestas no surtirían efecto a menos que la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (International Trade Commission- ITC) las confirme a principios del próximo año.

Las declaraciones de Delta inspiraron confianza en Bombardier: as acciones de la compañía subían un 3,11 por ciento, a 2,32 dólares por la mañana.  La forma en que se cubrirían los costos adicionales de los aviones no quedó clara. Tanto Delta como el fabricante del avión, han dicho que no pagarán un dólar del arancel sobre los aparatos vendidos.

La disputa, como ya hemos tratado en esta, esta y esta nota, está directamente relacionada al reclamo presentado por Boeing, bajo la afirmación que Bombardier usó subsidios del gobierno Canadiense para financiar la venta de 75 nuevos aviones a Delta y ofrecerlos a precios “absurdamente bajos”.

La disputa ha girado en una discusión más amplia de los acuerdos comerciales entre los Estados Unidos y Canadá, y hastas generó que el presidente de los EE.UU. Donald Trump advierta que pondría fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte a menos que se hicieran cambios sustanciales para abordar los déficits dentro del pacto comercial.

El asunto se extendió a gran escala en las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en Ottawa, donde los países reconocieron que las relaciones entre Washington y Ottawa se habían tensado por la acción estadounidense.

Resultado de imagen para ottawa nafta

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que planteó el tema con el representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien le dijo a la prensa: “No estoy diciendo que no tenga un efecto en las relaciones – porque lo tiene- pero no en esta negociación.”

Por supuesto, sin que nadie le pregunte, otro fabricante andaba con ganas de decir algo: Embraer celebró la medida y dijo que el arancel crea “un campo de juego nivelado en el mercado aeroespacial”,

Bombardier es un importante empleador en Quebec, donde el primer ministro Justin Trudeau apuesta a una victoria en las elecciones legislativas de 2019. El primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, pidió a Ottawa que se asegurara de que “no se permitan en Canadá ni un rayo, ni una parte, ni un avión de Boeing” hasta que la disputa haya sido resuelta. “Boeing puede haber ganado una batalla, pero déjenme decirles que la guerra está lejos de terminar. Y ganaremos “, le dijo Couillard a los periodistas, comparando las sanciones con un ataque. Boeing negó que estuviera atacando a Canadá, y aclaró que sólo tiene una disputa comercial con una compañía Canadiense.

En Ottawa, Trudeau dijo que el gobierno estaba “decepcionado” y que continuará luchando por conservar los empleos Canadienses que el fabricante genera. Anteriormente dijo que Canadá no seguirá adelante con los planes para comprar 18 aviones de combate Boeing F-18 Super Hornet a menos que la disputa se cierre. El ministro canadiense de Comercio, François-Philippe Champagne, lo describió como una deplorable decisión y que demuestra que Boeing no es un “socio de confianza”. “Nuestro mensaje a los estadounidenses es decirles que esta decisión también tendrá un impacto en los proveedores y empleos estadounidenses en los Estados Unidos”.

Bombardier es un importante empleador en Irlanda del Norte, donde un puñado de legisladores está manteniendo al gobierno conservador de Theresa May en el poder. Gran Bretaña puso en duda la continuidad de los contratos de defensa británicos debido a la disputa. May dijo en un tweet que estaba “amargamente decepcionada” por el fallo. Boeing, por su parte, dijo que estaba comprometido con Gran Bretaña. Calculo que perder 18 F-18SH no es lo mismo que la infinidad de contratos que Reino Unido tiene con el fabricante.

Resultado de imagen para boeing defence uk products

 

39 años. Argentino. Casado.
Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación.
Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero.
Viajero ocasional, nerd frecuente.
Pablo Díaz

Administrador

A %d blogueros les gusta esto: