Alitalia: El Dilema del Pájaro en Mano

Autor: 1 comentario Compartir:

Hoy 16 de noviembre, una delegación de Lufthansa llegó a Roma a formalizar una oferta por parte de los activos de la línea de bandera Italiana. El consejo administrador no está convencido, y empieza una negociación ardua y compleja. Serán varias las reuniones con los distintos oferentes. Y si bien los plazos son largos, el panorama electoral Italiano es un factor a tener muy en cuenta.

ap

En la ronda de reuniones que comienza hoy, el objetivo será doble: acercar el número que Lufthansa pretende pagar al que el Estado Italiano pretende recibir. El fin de semana pasado fue el Chief Financial Officer de Lufthansa Group quien dijo que no había posibilidad de que el holding pagara 500 millones de Euros por Alitalia. Este es el número que busca el consejo de administración, compuesto por  Luigi Gubitosi , Enrico Laghi y Stefano Paleari.

Resultado de imagen para paleari gubitosi

En cambio, Lufthansa quiere pagar 250 millones de euros por 100 aviones (de un total de flota de 123), sus slots de operación, sus rutas y mantener a 6000 de sus 8400 empleados. Quedaría excluida de la operación la división de handling, con 3100 empleados y sus instalaciones.

La lógica detrás de excluir la división de handling es clara: Lufthansa Ground Services es una de las unidades de negocio más eficientes del holding. Por otro lado, incorporarla sería perjudicial para el personal: si bien se estima que hay aproximadamente 1500 “redundancias”  -eufemismo, porque “gente que sobra” no queda muy lindo-, es preferible que la división se venda como una unidad y sea saneada por su nuevo administrador. Continuando en el terreno de las redundancias, la diferencia entre los 8400 empleados de la planta actual y los 6000 que quiere absorber Lufthansa, son mayoritariamente administrativos.

El Consejo Administrativo duda sobre esta oferta (y por propiedad transitiva, cualquier otra), por tres razones. Repasemos cada una de ellas.

1- El precio no es tan factor como lo que se va a hacer con Alitalia

Si bien la oferta de Lufthansa está en el sector más bajo del rango de ofertas aceptables, es importante para el Consejo vender la compañía en un bloque, en lugar de desmembrarla. Según las palabras de Carsten Spohr, la idea es crear “una nueva Alitalia”, porque el modelo actual es “inviable”. Esto sugiere un fuerte recorte en sus divisiones, y una optimización similar a la que encaró con Swissair en 2005, que terminó convirtiéndose en la actual Swiss.

2- Quién pagará el costo político?

Encontrar una solución a la cuestión Alitalia es una medalla que todos los políticos quieren. Pero se ha demostrado, rescate tras rescate, que la compañía es un arma de doble filo. Aquél que use el salvataje de Alitalia como parte de la campaña, enfrentará críticas por los inevitables despidos. Aquél que respalde el desguace y liquidación de la empresa, recibirá críticas por falta de patriotismo. Aquél que trate de mantenerse en un tímido medio, será criticado por ambas partes. Con elecciones generales a la vuelta de la esquina, cualquier decisión que el Consejo administrativo tome, podrá carecer de respaldo inmediatamente. Y esa es una variable que prefieren no manejar.

3- El tiempo vs la incertidumbre

Los plazos establecidos hasta el fin del proceso son extensos: el 30 de Abril de 2018 suena muy distante, y el horizonte de repago de las ayudas estatales aparece varios meses después. Sin embargo, en la planificación de la transición de cualquiera de los compradores, cinco meses es un tiempo relativamente corto. La duda que el Consejo tiene es: y si aceptamos la oferta de Lufthansa demasiado rápido? Aparecerá otra oferta superadora? A esto llamo el dilema del pájaro en mano: cerrar ahora una oferta incómoda o esperar el negocio del siglo y arriesgarse a que no llegue.

De las siete ofertas firmes que se han presentado por Alitalia, cinco son suficientemente potables como para avanzar hacia las rondas de negociaciones. Easyjet presentó una de ellas, el resto son especulaciones con más o menos chances de concretarse. Por afuera del proceso formal, apareció la oferta de Cerberus. El Consejo deberá considerar las alternativas y elegir la mejor, que puede no ser la oferta más alta, la más abarcativa, la politicamente correcta o la más esperada.

A la larga, el futuro de Alitalia depende del equilibrio, y de elegir apropiadamente.

Anterior

Con Una Ayudita de Mis Amigos: El CSeries Gana Mercado y Acomoda su Backlog

Siguiente

Boeing Presentó sus Predicciones para el Mercado de Medio Oriente

Artículos Relacionados

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: