diazpez@diazpez.com

Hoy, 19 de Julio, el Departamento de Prensa de Aerolíneas envió el siguiente comunicado:

Tal como lo anunciara a fines de junio el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (TSA, según sus siglas en inglés), a partir de hoy entran en vigencia mayores medidas de seguridad para pasajeros viajando a los Estados Unidos, llevando en cabina equipos electrónicos de mayor tamaño que un teléfono inteligente.

Aerolíneas Argentinas ya ha realizado la compra de tres equipos de inspección que serán entregados este fin de semana, debido a la enorme demanda mundial de este tipo equipamiento y demoras consecuentes en su entrega. Hasta entonces, la compañía aplica un procedimiento de inspección alternativo (a través de perros especialmente entrenados para detectar explosivos), procedimiento ya aprobado por la TSA.

Esta medida, desde hoy ya implementada por Aerolíneas Argentinas, alcanza a todas las líneas aéreas que transporten pasajeros hacia los Estados Unidos, incluyendo compañías estadounidenses. Incluye dispositivos –tales como laptops, tablets, cámaras fotográficas, filmadoras, geolocalizadores (gps), entre otros– que a partir de hoy son inspeccionados con un equipo detector de explosivos.

Cabe destacar que el nuevo protocolo no se aplicará al equipaje o dispositivos electrónicos despachados para ser transportado en la bodega de los aviones.

La inspección se realiza de manera aleatoria en el último punto de control del pre-embarque, justo antes de ingresar al avión. Se da al mismo momento del control de líquidos y geles y no demanda mayor tiempo que el que llevan los controles habituales.

La nueva medida dispuesta por la TSA busca controlar que los dispositivos no tengan material explosivo.

Es la confirmación que aquello que hablábamos en esta nota: nada de lo que se habló a las apuradas terminó pasando. Ni siquiera Boliviana de Aviación, que amagó restringir los dispositivos electrónicos, terminó haciéndolo.

Ya hablaremos detrás de la tecnología que se encarga de estos controles: pero seriamente, era muy difícil no cumplir con las medidas de seguridad que había impuesto la TSA. Lo importante es mantenerse informados, pero como habíamos dicho en un principio, no habrá grandes inconvenientes. Por las dudas y como siempre, llegar con tiempo, prestarse a los controles y relajarse.

 

 

 

 

39 años. Argentino. Casado.
Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación.
Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero.
Viajero ocasional, nerd frecuente.
Pablo Díaz

Administrador

A %d blogueros les gusta esto: